jueves, 16 de febrero de 2012

EL PERSONAL AUXILIAR: UN EJEMPLO DE PRODUCTIVIDAD EN LOS CENTROS VETERINARIOS

Recientemente ha llegado a mis manos un informe de un estudio de mercado del sector de Centros Veterinarios para animales de compañía en España, realizado en 2010 por la empresa Asis, editora de la revista Argos. Andaba buscando algunos datos que permitiesen inferir la población felina de España mantenida como mascotas, pero lógicamente, no me he detenido ahí, y me lo he leído en su totalidad, pues unos siempre busca conocer el estado actual de nuestro sector, con la esperanza de ver los famosos “brotes verdes”
Yo destacaría un dato que me ha llamado poderosamente la atención; el 62 % de los centros que participaron en el estudio, que fue de ámbito nacional, tienen uno o ningún auxiliar, mientras que el 69 % de estos centros tienen 2 o más veterinarios. Bien, ¿dónde está el interés de este dato?, se preguntarán algunos de mis lectores.
Veamos, el veterinario es un profesional superior cualificado, y que por lo general suele invertir tiempo y dinero en actualizarse científica y técnicamente, lógicamente con el deseo de ponerlo en práctica en sus consultas. Yo preguntaría a estos veterinarios, de vuestro tiempo total de trabajo, ¿cuánto dedicáis a tareas de diagnóstico y prescripción?, o mejor aún, les diría; apuntad en un papel todas las tareas que realizáis en la clínica durante, pongamos, una semana completa, ¡PERO TODAS!, incluso si navegas por internet para leer la prensa, junto con el tiempo empleado en cada una de ellas. Una vez terminado este trabajo, agruparía las tareas según la productividad, es decir, la repercusión que tienen en la economía del centro. Por último las volvería a clasificar según la exclusividad, esto es, si es exclusivo de ser profesional superior de la medicina veterinaria o no. ¿Veis por donde voy?
Seguramente en muchos casos los resultados serían sorprendentes, y al mismo tiempo deprimentes. Especialmente preocupantes serían para mí los resultados de aquellos Centros que tienen 2 veterinarios, y tan sólo uno o ningún auxiliar. El motivo principal de esta valoración que realizo lo baso en el hecho de que los veterinarios están realizando muchísimas tareas que podrían ser realizadas por otros profesionales, que no sean titulados superiores, por tanto su salario sería el apropiado para un técnico y no para un superior. Esto incide directamente en el coste que tiene realizar determinadas tareas, que por supuesto no son de diagnóstico, ni de prescripción, que son las que yo considero exclusivas de los veterinarios clínicos. Si estas clínicas, que tienen dos veterinarios, y uno o ningún auxiliar, sustituyesen al segundo veterinario por un nuevo auxiliar, ¿mejoraría la productividad de estos centros? Yo lo tengo claro, ¡SI! Eso sí, a los auxiliares hay que formarlos al mejor nivel, ya que la imagen de profesionalidad que transmitan a los clientes del centro debe ser como mínimo la que podría transmitir el veterinario. ¡Ojo!, no hay que confundir la profesionalidad con la titulación. Los clientes tienen perfectamente claro que hay ciertas aptitudes científicas y técnicas que son exclusivas de los veterinarios, y no por ello van a infravalorar al personal auxiliar.
Algunos me dicen que son dos veterinarios en la clínica, ya que así pueden repartirse turnos, vacaciones, asistir a cursos… A ellos les digo yo, todo esto es subsanable sin mayores problemas con un buen sistema de cita previa, y… con un excelente personal auxiliar.
Si alguien sigue teniendo dudas del concepto de personal auxiliar y productividad, entonces le pediría que piense en el sistema más habitual en el campo de la medicina humana…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email