miércoles, 8 de febrero de 2012

EL PROGRESO: ¿INNOVACION, TRANSGRESIÓN, O EVIDENCIA?

Está claro que para progresar es necesario un cambio, si lo que estamos haciendo actualmente no nos está ayudando a salir de esta, el inmovilismo no es una opción. Entonces, la cuestión es, ¿cómo hacerlo?
El campo de los Centros Veterinarios basa el núcleo de su actividad en la ciencia, la mayoría tratan de ofrecer a sus clientes la mejor actualización del conocimiento actual, por tanto, los mejores profesionales basan sus decisiones de lo que van a ofrecer en el método científico, que a su vez se basa en la evidencia, es decir, la mejor fiabilidad de que lo que se dice es cierto, y que está demostrado científicamente. Algunos podrían decir que existen ciertas áreas de conocimiento que aún no han podido ser científicamente demostradas, pero
 que hay expertos que ofrecen públicamente sus opiniones, esto es lo que se llama evidencia de nivel cinco. Voy a poner un ejemplo; esta semana pasada he asistido como testigo, e incluso he participado en algún momento, a un debate en un foro especializado cuyo tema de discusión fue la conveniencia o no de alimentar a los gatos domésticos adultos con carne cruda, en trozos grandes y con sus huesos. Este debate surgió a partir de las opiniones vertidas en un congreso por un experto de primer orden mundial en la materia, quien advirtió claramente que no existen datos científicos que confirmen sus afirmaciones, por tanto se trata de su opinión. En muchos países anglosajones se está extendiendo la “moda” de alimentar así a los gatos adultos (para los cachorros se sigue recomendando piensos de alta calidad), esto se conoce como “raw food”. Esto podría influir en ciertas decisiones empresariales, esto es, recomendar o no, y por tanto vender o no, piensos y comida comercial para gatos adultos. Aparentemente puede parecer que ha aumentado la incidencia de ciertas enfermedades felinas desde que es habitual alimentarlos con piensos, como ocurre por ejemplo con la Enfermedad Renal Crónica, o la Diabetes Mellitus tipo 2. El problema es que para demostrar que esto es así, y que sería mejor alimentarlos con carne cruda en grandes trozos, requiere la realización de grandes estudios a muy largo plazo, por tanto muy caros, y lógicamente, quienes realizan estudios similares de nutrición, no estarían interesados en llevarlos a cabo.  Entonces, nuevamente, para progresar, ¿qué hacemos?, ¿esperamos a que la evidencia de niveles superiores al cinco avalen las opiniones de los expertos, e introducimos decisiones estratégicas en la gestión de nuestros Centros Veterinarios, cuando estén publicados estos estudios?, lo cual puede llevarnos muchos años, o ¿hacemos caso a las opiniones de los expertos, y las trasladamos a las recomendaciones que hacemos a nuestros clientes, en nuestro afán de ofrecer conocimiento “a la última”?. Y por último, estas opiniones, ¿qué son?, ¿una transgresión, o una innovación?. A mi entender, transgresión significa hacer algo diferente a lo que ya está establecido, por el simple deseo de romper con ello, esto es por ejemplo, lo que han hecho siempre los adolescentes de todas las generaciones, por diferenciarse a toda costa de la generación de sus mayores, mientras que la innovación busca cosas diferentes, pero motivada por el afán de mejorar y evolucionar. Puede que la transgresión signifique en algunos casos mejorar lo establecido, pero no es el objetivo principal. Entonces, a mi entender, los expertos, al emitir sus opiniones buscan innovar, no transgredir.
Esta disertación me lleva al campo de la economía, y ciencias sociales relacionadas. En estos campos, conseguir la evidencia científica es mucho más complicado que en el campo de la medicina. Se deben realizar grandes estudios estadísticos, y casi siempre hay algo que se sale de la norma y funciona…, aunque podría parecer que las mejores decisiones empresariales serían aquellas que estuviesen avaladas por la mayoría que funciona en los estudios. Yo creo que no es tan fácil, si no, ya hubiésemos salido de esta, y la realidad es que estamos metidos de lleno, al menos desde 2008, y nadie da con la tecla mágica, a pesar de que hay cientos de miles de mentes privilegiadas en este planeta con dedicación exclusiva a encontrar la “gran solución”. Pienso que debemos hacer una apuesta decidida por la innovación en la gestión de los Centros Veterinarios, como ya he mencionado muchas veces, y no me cansaré de repetirlo, el inmovilismo no es una opción. Debemos aprovechar la existencia de un mundo tan global para compartir experiencias que nos hayan resultado provechosas, y también, ¿por qué no?, aquellas que hayan resultado en fracaso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email