jueves, 15 de marzo de 2012

CLINICAS AMABLES CON LOS GATOS: INDAGUEMOS EN EL ORIGEN

Hemos visto en el ejemplo del episodio anterior lo complicado y extremadamente estresante que resulta para un lindo gatito, temporalmente transformado en una fiera pantera, y para su asombrado y decepcionadísimo propietario.
Veamos ahora algunos datos estadísticos interesantes que inciden a las visitas de felinos a los Centros Veterinarios:
Durante el primer semestre del  año 2011 se publicaron los resultados de un ambicioso estudio realizado en USA, el Estudio sobre el consumo de cuidados veterinarios Bayer, (Bayer Veterinary Care Usage Study)[i],[ii](Estudio Bayer en adelante), en el que se investigaron las causas por las que las visitas veterinarias estén disminuyendo
, tendencia que comenzó en el inicio de este nuevo siglo, y que hasta el momento no se ha invertido.
En el caso particular de los pacientes felinos esta tendencia está siendo especialmente preocupante. En España, según datos estimativos aportados por la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía (ANFAAC), la población de gatos mantenidos como mascotas está en una cifra cercana a 3.400.000 individuos[iii], mientras que la de perros se estima alrededor de 4.700.000, lo que porcentualmente representa un 42 % para los gatos, y un 58 % para los perros. Sin embargo, en un estudio realizado por AVEPA[iv] en el año 2004, se estimó que los gatos representan un 22-24 % del total de los pacientes de los Centros Veterinarios de España, y en un estudio realizado por AMVAC y el Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid en 2009[v], los felinos representaron aproximadamente un 30 % de los pacientes en los centros madrileños. Además, en un estudio de mercado realizado por la revista Argos[vi], a través de una encuesta realizada en 2006 entre Centros españoles, concluyó que el 84 % de los pacientes felinos realizan menos de 3 visitas anuales, mientras que el 68 % de los pacientes caninos visitan al veterinario 3 o más veces al año. De este galimatías de datos se puede concluir que en España existen gatos que no visitan al veterinario, y los que lo hacen, van menos veces que los perros. Por tanto, a la pregunta de si es necesario “felinizar” los Centros Veterinarios en nuestro país, o por el contrario, simplemente se trata de un capricho por parte de unos cuantos, la respuesta es clara; debemos tender cada vez más hacia unas clínicas felinas más “amables”, o Cat-friendly practices, tal como denominan a este concepto nuestros colegas anglosajones.
Actualmente se considera que es un gran reto para el sector de Centros Veterinarios de animales de compañía conseguir, al menos, igualar los números de las mascotas caninas, en lo que a cuidados veterinarios se refiere. Durante este último año 2011 se ha generado una gran cantidad de literatura que pretende ayudar a conseguir unas clínicas más felinas, y por tanto, que los gatos vayan más al veterinario, que iremos revisando en los próximos episodios de “Semanario de un gerente”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email