martes, 31 de diciembre de 2013

ORGANIZANDO LOS DATOS Y COMIENZO DEL ANALISIS

Bueno, estos días atrás os habréis peleado con el programa de “de gestión” para que os proporcionase los vuestros datos de ventas, y también los de gastos… Los que hayáis podido, incluso los habréis puesto en la tabla Excel de balance ingreso-gastos que puse en el anterior post. Los resultados obtenidos os dirán a grandes rasgos si este año habéis obtenido beneficios o pérdidas, e incluso si fueron mejores o peores que en 2012… De todas formas, esta información sigue siendo escasa para tomar decisiones, por eso os avanzo una tabla que se presta más a una función analítica de datos
. (La semana pasada la avancé en los grupos de facebook Soy Veterinario y Gestión Avepa, con la promesa de explicar su utilidad en el próximo blog…)
En este enlace os podéis descargar la tabla “Análisis de ventas” desde mi google drive. Se trata de una tabla que permite visualizar las tendencias de ventas a lo largo del tiempo, desglosado por familias y subfamilias. Quiero avisar antes que no soy muy partidario de sacar conclusiones, que consideraría precipitadas, en los resultados mes a mes. Para ello, prefiero obtener conclusiones del estudio de las variaciones intersemestrales. La experiencia me ha enseñado que incluso, con observaciones intertrimestrales es posible obtener conclusiones erróneas, ya que nadie está exento de un trimestre “anómalo” sin que para ello exista una razón poderosa… pero un semestre anómalo, creo que eso sería demasiada casualidad, y que si se observa un cambio de comportamiento claro en un determinado semestre, es que algo importante está ocurriendo.
Al igual que se desglosan los datos de ventas por familias y subfamilias en presentación mensual, conviene poder hacerlo igual para los gastos. Cada dato de venta debería contar con su contrapartida de gastos; esto sería equivalente a desglosar los gastos variables de cada mes confrontados a cada una de las partidas de ventas. Tened en cuenta que los gastos fijos no son confrontables a ninguna partida de ventas concreta. La idea es que la diferencia entre las ventas y los gastos variables absorba a todos los gastos fijos con creces, y que aún quede capital remanente, que es lo que se llama beneficio, y que a su vez determina la rentabilidad del Centro Veterinario. Cuando hago énfasis en la palabra todos, lo digo así porque también debería cubrir los sueldos de titulares del negocio (la retribución de los titulares), y todos los impuestos que se debe soportar (excepto el IVA, que ya hemos quedado que nunca se debe  incluir en estas cuentas). En cuanto a la “retribución del, o de los titulares del negocio”, un par de palabritas al respecto; en las cuentas se debe de atribuir un sueldo acorde a la categoría profesional y experiencia como mínimo, otra cosa muy diferente es lo que en realidad te lleves a casa, aunque voluntariamente renuncies a parte de tu dinero para mantener a la clínica. En este último supuesto, si es así, y al final de todo el saldo del balance ingresos-gastos de da positivo, no digas que tienes beneficios si no has atribuido en las cuentas todo lo que deberías estar llevándote a casa.
Bueno, os dejo con esta tabla para que la trasteéis, y os familiaricéis con ella. Si podéis, estaría bien que hicieseis estudios de vuestras tendencias intersemestrales (año a año, y también con semestres consecutivos), y observéis como se está comportando la curva en los últimos 2-3 semestres. Puede que eso os anime bastante para afrontar el 2014 con más ilusión.

Aprovecho para desearos a todos, si cabe con más ganas que nunca, un 2014 en el que se observe ya un cambio claro de tendencia, aunque creo firmemente que nunca volverá a ser como antes de 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email